España propone en la Conferencia Ministerial Euromediterránea que el año 2005 se dedique al Mediterraneo

Miércoles 1ro de diciembre de 2004.

La Presidencia holandesa de la Unión Europea ha organizado los días 29 y 30 de noviembre en La Haya una conferencia ministerial del Proceso de Barcelona entre la UE y los socios de la ribera sur y oriental del Mediterráneo (Marruecos, Túnez, Argelia, Egipto, Israel, la Autoridad Nacional Palestina, Siria, Líbano, Jordania, Turquía).

Se ha tratado de una reunión ministerial “de mitad de curso” que no tiene carácter formal (las formales tienen lugar cada 18 meses).

El Proceso de Barcelona, creado en 1995, es el marco fundamental para las relaciones de la UE con los países socios del Mediterráneo, estableciendo un amplio entramado de colaboración en los campos político y de seguridad, económico-financiero y social-cultural. Se trata del marco central de referencia en esta región para el fomento de la paz, la estabilidad, la seguridad y el progreso socio-económico desde posiciones de diálogo y confianza recíproca.

En la Conferencia de la Haya se ha lanzado oficialmente el comienzo de los trabajos preparatorios para una actualización global del Proceso de Barcelona, con vistas a la celebración de su Décimo Aniversario en noviembre de 2005, que tendrá lugar en Barcelona. Se ha realizado un primer intercambio de puntos de vista sobre las perspectivas y enfoque futuro del proceso.

España atribuye gran importancia a la participación de la sociedad civil en todo el proceso euromediterráneo ya que es fundamental que éste llegue a los ciudadanos de nuestros países, facilitando la interconexión de nuestras sociedades.

Asimismo, España ha considerado esencial fomentar la visibilidad del proceso y para ello ha apoyado que se declare el año 2005 como año del Mediterráneo, con un calendario de actividades ciudadanas en todos los países y la utilización de un emblema propio fácilmente reconocible que sirva para identificar todas las actividades que se realicen.

En este contexto el Gobierno español considera necesario dar un nuevo impulso político al proceso, desarrollando una mayor solidaridad de hecho entre las dos riberas del Mediterráneo en temas tan importantes y candentes como la lucha contra el terrorismo, el tráfico ilegal de personas, el crimen organizado o la proliferación de armas de destrucción masiva.

En el campo social, cultural y humano el objetivo es fomentar una mayor participación de los ciudadanos, regiones y ciudades, con medidas de apoyo a la juventud, la interconexión entre universidades y sectores académicos, así como con los institutos de investigación.

La Conferencia ha lanzado también oficialmente el establecimiento de la Fundación Euromediterránea Anna Lindh para el Diálogo de Culturas, cuya creación fue propuesta en el plan de Acción de Valencia del 2002. España apoyará en todo momento los trabajos de esta Fundación tan importante para el desarrollo de la Declaración de Barcelona y que están en el ámbito de lo expuesto en la propuesta del Presidente del Gobierno español sobre la Alianza de Civilizaciones, realizada en el marco de Naciones Unidas.

Los otros temas examinados han estado relacionados con las reformas económicas y las inversiones -sobre todo privadas- por cuanto son esenciales para contribuir a nuestros objetivos comunes de estabilidad, crecimiento y prosperidad en la región.

La situación política en la región ha sido igualmente objeto de análisis y discusión durante la cena previa a la reunión plenaria.

La próxima conferencia ministerial tendrá lugar en mayo del año próximo en Luxemburgo bajo Presidencia luxemburguesa.


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito