Las kuwaitíes quieren votar

Martes 8 de marzo de 2005.

Las mujeres alcanzaron la igualdad educativa, pero están fuera de la política

Angeles Espinosa.Kuwait /El País

En la diwaniya de la princesa Rasha al Sabah ni siquiera se comenta la noticia del día: el Gobierno de Kuwait ha pedido al Parlamento una sesión especial para tramitar la ley que reconoce el derecho de voto de las mujeres. La doctora Rasha hace mucho que rompió los tabúes abriendo este salón de debate, un foro tradicionalmente masculino. Los asistentes, mujeres y hombres, respaldan el sufragio universal, pero temen su instrumentalización por los políticos. El voto femenino se ha convertido en un símbolo de la reforma política pendiente en Kuwait.

"Claro que queremos votar y tener la posibilidad de ser candidatas, pero lo más importante es la libertad", explica Fadila al Duaij, una abogada que trabajó como fiscal hasta la invasión iraquí. Ella teme que el debate se convierta en sustituto de otros conflictos como en los noventa.

En 1999, el emir, jeque Yaber al Ahmed al Sabah, firmó un decreto que reconocía el sufragio de las mujeres. Para la mayoría era una deuda largamente debida, que se había hecho más obvia tras la valentía de que hicieron gala durante la ocupación del emirato (1990-1991). Sin embargo, una alianza de diputados islamistas y beduinos impidió que se convirtiera en ley. En mayo, el Gobierno volvió a intentarlo, pero la Cámara, dominada por los tradicionalistas, ni se molestó en fijar la fecha. Más allá de los argumentos sociales o religiosos, duplicar el número de votantes introduce una incertidumbre que preocupa a los diputados.

"El Gobierno es serio" en su decisión de lograr la aprobación de la Asamblea, declaró el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Faisal al Hajji. La reunión se espera a primeros de marzo. A nadie le pasa desapercibido que la medida llega en un momento delicado. Desde enero, una serie de enfrentamientos y detenciones han puesto de relieve la existencia en el país de células islamistas, presumiblemente vinculadas a Al Qaeda. El asunto del voto femenino es una forma de acallar las voces que piden una reforma que dé contenido a la fachada democrática del emirato.

"Espero que esta vez vaya en serio; parece que sí, pero necesitamos hechos", dice Fatma Husein, una de las pioneras en participar en la vida pública de Kuwait. "En 1963 abandoné Exteriores porque se nos impedía llegar a ser diplomáticas", recuerda esta periodista, que se enorgullece de que su hija es profesora en la universidad y su nieta podría llegar a embajadora si quisiera. (Kuwait fue el primer país árabe en dar ese puesto a una mujer).

"No es justo que la mitad de la sociedad no participe en la política", afirma el empresario Ahmed al Rubei. Incluso, el diario Al Watan ha lanzado una campaña para promoverlo. Pero lo sorprendente es que el nuevo e ilegal Partido de la Umma (cuyos fundadores proceden del movimiento salafista) ha anunciado su apoyo a que las mujeres voten. "Dios nos ha creado iguales", justifica su vicesecretario general, Mansur al Khuzam. Puede haber influido en su cálculo la convicción de que la mayoría de las kuwaitíes están influidas por la religión y los valores tradicionales.

"Es bueno que hablemos de ello, pero debemos seguir hablando para que la sociedad se conciencie", asegura Ahmed al Jarallah, editor de los periódicos Al Seyassah y Arab Times. "Incluso si fuera posible tener candidatas, nadie votaría por ellas. Necesitamos tiempo. Sólo una cuarta parte de las mujeres están educadas", justifica. Pero los datos del Informe de la ONU sobre los Objetivos del Milenio le desmiente: Kuwait alcanzó la igualdad educativa entre hombres y mujeres en el año 2000 (incluso las chicas duplican a los chicos en la universidad). Es en el trabajo remunerado y, sobre todo, en la política donde están sus retos.

Más importante que el velo Occidente suele mirar a las mujeres árabes a través del velo. Kuwait supone un reto. En los modernos centros comerciales del paseo del golfo Pérsico se cruzan señoras cubiertas de negro, incluso la cara, con otras como Fatma Husein, que a principios de los sesenta fue pionera en quitarse la abaya y el velo. El nivel económico permite que incluso las más jóvenes exhiban los últimos modelos de las pasarelas europeas. Es su elección.

Pero bajo la apariencia superfashion perviven valores muy conservadores y una realidad: la ley de familia, que regula matrimonio, divorcio, custodia de hijos o herencia, sigue basada en la sharía, o ley islámica, claramente discriminatoria contra las mujeres. Aunque poco a poco se va superando el estigma que acompañaba a las divorciadas, la posibilidad de romper el matrimonio está en manos de los hombres. Mientras éstos quedan libres del vínculo con sólo renegar de él tres veces ante testigos, la vía para las mujeres (jula) exige recurrir a un tribunal y pagar una compensación al marido.

Por el contrario, los esposos no tienen ninguna obligación de pasar una pensión a sus mujeres, aunque los hijos menores de siete años quedan a su cargo. A partir de esa edad, la patria potestad es exclusiva del varón. De ahí que muchos padres fijen elevadas indemnizaciones para caso de divorcio (muajar) en los contratos matrimoniales de sus hijas, lo cual no ha impedido que su tasa pase del 35,6% en 2003 al 48,2% en 2004 (según la edición kuwaití de The Daily Star). Eso sí, un 20% de los kuwaitíes optan por casarse con extranjeras (más barato), y como el peso de las tradiciones impide que las kuwaitíes puedan hacer lo mismo, 40.000 de ellas (10% de todas las mujeres) se han quedado sin posibilidad de boda.


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito