La UE se plantea influir en el mundo árabe a través de las organizaciones islámicas moderadas

Domingo 17 de abril de 2005.

R. M. DE RITUERTO - Luxemburgo

La Unión Europea se está planteando la apertura de un diálogo con las organizaciones islámicas moderadas del mundo árabe, dentro de una estrategia de mayor cooperación con Oriente Próximo y el Mediterráneo sur. Los Veinticinco también se proponen que las declaraciones voluntaristas den paso a planes concretos para la modernización de esas sociedades, con ayudas a la promoción económica y a los derechos humanos. Los cambios en la región están llevando a una mayor coordinación entre Europa y Estados Unidos, que incluye también a la OTAN.

Los ministros de Exteriores de la Unión discutieron ayer, en su segunda jornada de reunión informal en Luxemburgo, sobre las relaciones europeas con la región mediterránea y el mundo árabe en este Año del Mediterráneo en el que se cumplen los 10 del Proceso de Barcelona, el programa que por primera vez estableció relaciones estructuradas entre la Unión Europea y los países de la otra ribera.

"Hasta ahora, la UE ha preferido tratar con las élites seculares de la sociedad civil árabe en detrimento de las organizaciones de inspiración islámica, más representativas", decía el papel sometido a la discusión de los ministros, que inmediatamente se preguntaba si "ha llegado la hora de que la UE se vuelva hacia una sociedad ’basada sobre la fe’ en esos países". Ninguno de los presentes se opuso a explorar esa línea y algunos la apoyaron con interés, según fuentes que siguieron el debate.

Derechos humanos Los ministros acordaron potenciar la relación de la Unión con los países del Mediterráneo y actuar más afectivamente. La idea es crear un Observatorio de los Derechos Humanos y otro para vigilar y dar credibilidad a los procesos electorales en la región, con presencia de los países afectados. También se pretende establecer una agencia para el desarrollo del Mediterráneo, integrada en el Banco Europeo de Inversiones, según Miguel Ángel Moratinos, jefe de la diplomacia española.

Los ministros hablaron sobre dos puntos calientes de la región medio oriental: el conflicto israelo-palestino e Irak. La Comisión debe presentar próximamente un plan para crear un fondo social de ayuda a la población de Gaza, al que España contribuirá con 30 millones de euros en microcréditos. Para consolidar la situación en Irak, Bruselas acogerá a finales de mayo o primeros de junio una conferencia internacional en la que participarán Estados Unidos y los países vecinos.

"Hay cada vez más voluntad de utilizar sinergias y complementariedades entre Estados Unidos y la UE en Oriente Próximo", dijo Moratinos, quien adelanto que la próxima semana, en otra reunión informal de la OTAN, a celebrar en Lituania, él y la secretaria de Estado Condoleezza Rice plantearán ideas sobre cómo la Alianza puede contribuir al proceso de paz en Oriente Próximo.

Fuente: El País


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito