Desmantelar el patriarcado es cosa de todas

Entrevista con : YAKIN ERTÜRK.

 

YAKIN ERTÜRK, RELATORA DE LA ONU

Socióloga

Mihaliççik (Turquía), 1945

Invitada a Barcelona por el Observatori Desc

Entrevista realizada por NÚRIA NAVARRO

¿Cuántas damnificadas hay?

-  Una de cada cuatro mujeres sufre violencia sexista. Y entiendo por violencia sexista no sólo la infligida por los hombres, sino también la causada por la desigualdad de sexo. Toda mujer está en riesgo de sufrir violencia en casa y en la calle.

¿Alguna cultura tiene el triste honor de llevar ventaja?

-  Las mayores manifestaciones de violencia se dan en países donde la ley no juega su papel. He visitado El Salvador, Guatemala, Palestina, Sudán, Rusia, Irán, México, Afganistán... Pese a tener culturas distintas, hay elementos comunes: las relaciones patriarcales se intensifican y le ley no protege a las víctimas. En Afganistán, por ejemplo, las mujeres siguen corriendo riesgos tras la caída del talibán.

¿Qué tipo de riesgos?

-  Muchas están en prisión por crímenes que no son crímenes. En su mayoría, acusadas de adulterio. Y a menudo a causa de un simple rumor.

¿El islam se lleva un suspenso?

-  La religión sólo es una parte de la historia... Hoy el islam se ha politizado y provee de una nueva identidad de resistencia al imperialismo. En Turquía, mi país, que adoptó la secularización en 1923, las mujeres tradicionales no se cubren la cabeza, mientras que las modernas, sí. Y éstas se llaman a sí mismas feministas islámicas.

Chocante.

-  Es una reacción contra el colonialismo. Consideran que los espacios de modernidad vienen definidos por lo diverso, ya sea en términos étnicos o religiosos. ¡Hay que buscar un nuevo contrato social que acomode la diversidad! Ahora luchamos unos contra otros, pero encontraremos formas de vivir juntos, conociendo nuestras diferencias.

En Occidente la desigualdad brilla en sueldos y cargos.

-  Las mujeres tienen otro tipo de problemas, sí. Hasta hace dos décadas, los derechos humanos se detenían en las puertas de las casas. La ley no entraba en la vida privada. Eso era del dominio masculino. Y el patriarcado influía en las mentes.

Y las mentes son más difíciles de cambiar que las leyes.

-  Exacto. Amnistía Internacional señala que en Suecia, por ejemplo, persiste la violencia doméstica. Y es porque el patriarcado sigue moldeando mentes e instituciones.

Pues las occidentales quieren ayudar a las del Tercer Mundo...

-  No es bueno ponerse en la posición de ayudar a alguien. Es mejor la de trabajar con... Una de los aspectos más poderosos en la agenda internacional de las mujeres es que todas partimos de un estrato común: el patriarcado.

Un problema con distintas caras.

-  Desmantelar el patriarcado y lograr la igualdad es cosa de todas. Ustedes pueden hacerlo con la comunidad de inmigrantes.

Ya me dirá cómo.

-  Los inmigrantes echan mano a valores culturales tradicionales para sobrevivir. En este tipo de comunidades, la autoridad masculina se muestra de la forma más cruel. Emplean las prerrogativas en casa para que las malas influencias de fuera no penetren. Se resisten al contacto con la sociedad. ¿Cómo respetar su diversidad y a la vez asegurar que se respeten lo derechos humanos?

Dígamelo usted.

-  La tendencia es darles autonomía, de modo que las mujeres reciben un trato según su comunidad. Muchos de los sistemas legales son patriarcales, defienden que el hombre es el cabeza de familia. Eso significa que tiene la autoridad en la casa. Y el movimiento de mujeres tiene que reaccionar frente a eso.

Insisto en el cómo.

-  Hay que mostrar que la experiencia de casa no es distinta de la de la prisión. Y que la violación es una forma de terrorismo. El Estado no debe intervenir en la vida familiar, pero está obligado a proteger a quien es sistemáticamente torturado.

¿Se curará este mal?

-  Las mujeres trabajan para crear un nuevo espacio para ellas y, en el camino, ponen en jaque al patriarcado. Es un proceso de democratización bajo presión, como ocurrió con la lucha contra la esclavitud. El camino será largo.

¿Hasta llegar al matriarcado...?

-  No, no. Las mujeres, debido a su posición subordinada en las sociedades patriarcales, pueden reaccionar a la opresión. Ése es su gran poder. Un poder distinto al de clase, etnia y religión. Un poder transversal.

Fuente: El Periódico - edición impresa.

página 11 de la edición de 6/4/2006



17 abril 2006



 



......... Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito Sitio desarrollado con SPIP