Argelia: 8 de marzo de 2006, !para la dignidad¡


français    
 

Declaración de la AFEPEC

Nuestra preocupación es grande en este 8 de marzo, y nos choca, una vez más, el desprecio del que somos objetos y la denegación de nuestros derechos. Mujeres del mundo entero evalúan y cuentan lo ganado y los derechos conquistados, mientras contamos cada día los pasos atrás de nuestros derechos ya estrechos y las ofensas a nuestra dignidad.

La decisión del gobierno de posponer la visita a nuestro país de la Reportera Especial de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas encargada de la cuestión de las violencias contra las mujeres, suscita muchas interrogaciones. Esta visita fue sin embargo libremente aceptada por Argelia que incluso estableció la fecha. ¿Qué quieren esconder?

-   El mantenimiento del Código de la familia como una vergüenza para la historia de nuestro país, un insulto a la memoria de las que sacrificaron su vida por la libertad y la dignidad.

-   La búsqueda de justicia de miles de mujeres violadas por terroristas integristas.

-   La impunidad de la que gozan estos mismo terroristas gracias a una “reconciliación” sin verdad ni justicia.

-   La búsqueda de justicia de las supliciadas de Hassi Messaoud (1).

-   Las violencias multiformas sufridas por las mujeres en la familia, en la calle, en los lugares de trabajo.

-   Las discriminaciones evidentes que sufren las mujeres.

¿Se quiere esconder la escandalosa exigencia de presentar un certificado de virginidad por parte de unos alcaldes que se erigen en guardianes de la moralidad?

Alcaldes de comunas de la Republica Argelina se permiten una interpretación original de disposiciones (2) del código de la familia cuyo mantenimiento es una puerta abierta a todos los abusos y violencias.

La misma existencia de este código, sean los que sean los arreglos que se le hacen, es una violencia a la que se añade la de los diligentes presidentes de APC(3). Es una ofensa grave e intolerable a la dignidad de las mujeres, y a sus derechos elementales.

En este 8 de marzo, exigimos que el Ministro de Interior tome medidas urgentes y estrictas para que esta escandalosa practica cese y que se llame la atención de los alcaldes concernidos.

El gobierno debe asumir sus responsabilidades y explicar la indignidad en la que se mantiene a las mujeres, y le pedimos en este 8 de marzo de comprometerse en una nueva fecha para permitir una visita completa y sin obstáculos de la Reportera Especial de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas encargada de la cuestión de las violencias contra las mujeres en nuestro país.

Oran, el 7 de marzo de 2006.

Association Féminine pour l’Epanouissement de la Personne et l’Exercice de la Citoyenneté

-  Asociación Femenina para el desarrollo de la persona y el ejercicio de la ciudadanía -

A.F.E.P.E.C.

Notas de Mediterraneas.org:

(1). En la noche del 17 de julio de 2001, en el barrio-chabola “El Haïcha" de la ciudad de Hassi Messaoud, « capital » de los hidrocarburos, un treintena de mujeres - empleadas en las bases petrolíferas, la mayoría en limpieza y cafeterías - fueron durante una noche entera agredidas, violadas, torturadas, laceradas con cuchillos... por hordas de vecinos, jóvenes y adultos, fanatizados por un imán quien llamaba a la « purificación de las costumbres ». Muchas de estas mujeres, llegadas desde el norte del país buscando trabajo, vivían solas, las familias - que mantenían de su salario, hoy perdido para la mayoría de ellas - se habían quedado en el lugar de origen. Al inicio, todas las 38 mujeres denunciaron los hechos y pudieron quejas. Con el tiempo, y bajo presiones, maniobras de las autoridades argelinas para minimizar los hechos, tergiversaciones de la justicia y una etiqueta de “prostitutas” que se le pusieron, inclusive por parte de la prensa, la mayoría de las supliciadas de Hassi Messaoud dieron marcha atrás, dejando la región y tragando su dolor. Tres de ellas sin embargo aguatan - aunque su situación social y psicológica es catastrófica - y siguen exigiendo hoy en día que se la haga justicia. La solidaridad tardió en ponerse en movimiento y sigue sufriendo de las debilidades actuales de tejido asociativo y de la poca cohesión y constancia de la acción del movimiento para los derechos de la mujer en Argelia. En el plano internacional, excepto algunas entidades, italianas en primer lugar, la solidaridad no fue tampoco significativa, porque Argelia sigue viviendo en una especie de aislamiento y las asociaciones no saben cultivar las alianzas internacionales que seguramente necesitan.

(2). Un certificado médico da fe de la buena salud de los futuros esposos.

(3). Asamblea Popular Comunal

Traducción al castellano para mediterraneas.org:

Bérenice Michard



8 marzo 2006



 



......... Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito Sitio desarrollado con SPIP