Cumbre Euromediterránea de Jefes de Estado y de Gobierno

Intervención del Presidente de la Plataforma No Gubernamental Euromed

Barcelona, 28 de noviembre de 2005

 

Señores Presidentes, Señores Jefes de Estado Excelencias, Señoras y señores,

Les agradecemos la amabilidad de dar la palabra a los representantes de las organizaciones de la sociedad civil del norte y del sur del mediterráneo.

Nuestra presencia aquí es un reflejo de nuestra adhesión a la Asociación Euromediterránea, que consideramos indispensable en la construcción de un futuro compartido y de un desarrollo equilibrado entre los pueblos de nuestra región.

La reafirmación y el relanzamiento de los principios de la Asociación Euromediterránea debe contribuir a reforzar su legitimidad. Esta responsabilidad recae sobre los estados, los pueblos y sus sociedades civiles. Deseamos recordar con fuerza el rol esencial de las sociedades civiles del norte y del sur en tanto que actores autónomos e independientes sin las cuales los pueblos no pueden apropiarse de los objetivos de la Asociación.

Llamamos, por lo tanto, a un reconocimiento efectivo de este rol, dentro del respeto a la total independencia de los actores de la sociedad civil.

Señoras y señores, no hay futuro común posible entre todos los pueblos de la región sin paz ni seguridad. La prevención y la resolución de conflictos pasan por una mejor comprensión entre las culturas, el co-desarrollo, y especialmente, por el respeto del derecho internacional y de los derechos humanos.

Este futuro común no puede ser otro que el que garantiza el derecho de los pueblos a un desarrollo compartido y sostenible. La Asociación Euromediterránea no puede prosperar si no promovemos un progreso social compartido por todos los pueblos de la región, y esto implica evaluar el impacto de las políticas de libre cambio, especialmente sobre el empleo. Igualmente, debemos integrar en todas nuestras políticas la preservación del medio ambiente y planificar, así, las condiciones de un desarrollo sostenible.

Nada será posible si no sabemos, más allá de las iniciativas institucionales, encontrar los vínculos profundos entre las culturas y respetar su diversidad. El respeto al otro, a la riqueza que constituyen los aportes de todas las culturas, el derecho de las mujeres a la igualdad, deben guiarnos para responder al incremento de la intolerancia al que asistimos. Deseamos recordar que la movilidad de las personas en la región será una condición importante para cualquier intento de acercamiento entre los pueblos.

Sabemos que el camino es todavía largo para que la universalidad de los derechos humanos, el derecho de los pueblos a la paz, a la seguridad, o simplemente a existir en tanto que estados, sean una realidad. Pero estamos convencidos de que no hay otra vía si queremos responder a las aspiraciones de los pueblos de nuestra región.

En este campo, las sociedades civiles juegan un rol primordial y deseamos que este rol sea plenamente reconocido. Esto implica, que podamos acceder a los medios necesarios para nuestra acción y agradecemos, en este sentido, los esfuerzos de todos los gobiernos que nos apoyan, especialmente del gobierno de Francia, de España y del Reino Unido, así como los de la Comisión Europea.

Señoras y señores, sólo una fuerte voluntad política que asocie a todos los estados y a todas las sociedades puede permitir hacer de la Asociación Euromediterránea un instrumento eficaz de cara a los inmensos retos que tenemos, juntos, que afrontar.

Con el objetivo de participar al indispensable relanzamiento de esta asociación, entendemos que nuestro papel debe ser relevante en el conjunto del mismo, y particularmente, sobre las prioridades que han sido establecidas para esta cumbre: las reformas políticas, las reformas económicas, la educación y la cultura y, finalmente las migraciones.

-  En este sentido, proponemos una implicación más específica sobre la base de acciones fuertes y visibles a través de la organización de una conferencia euromediterránea sobre gobernanza democrática en la región.

-  Proponemos también la apertura de un debate público que implique a los actores sociales y particularmente a las organizaciones sindicales sobre uno de los mayores retos de los próximos años que es, sin duda, la cuestión del empleo.

-  Por último, proponemos la puesta en marcha de mecanismos de diálogo y concertación a todos los niveles de la Asociación Euromediterránea, entre los poderes públicos y los actores de la sociedad civil, conforme a las recomendaciones del Foro Civil de Luxemburgo.

De esta manera, esperamos, que la participación de la sociedad civil autónoma pueda contribuir a que la Asociación Euromediterránea renovada se dote de todo su sentido y toda su fuerza.

Muchísimas gracias por su atención.

Intervención de José Moisés Martín Carretero

Presidente de la Plataforma No Gubernamental Euromed

Cumbre Euromediterránea de Jefes de Estado y de Gobierno

Barcelona, 28 de noviembre de 2005



27 diciembre 2005



 



......... Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito Sitio desarrollado con SPIP