La lucha de las mujeres bajo un velo

Una mujer se convirtió ayer en ministra en Kuwait, un hecho histórico en una región de gran desigualdad

 

*Fot: Masuma al Mubarak, la primera mujer ministra en Kuwait, ayer en el Parlamento.

Por GUILLAUME FOURMONT - Madrid/ El País

El símbolo es rotundo: Masuma Al Mubarak, de 57 años, juró ayer su cargo de ministra de Planificación y Desarrollo Administrativo, y se convirtió en la primera mujer en la historia del pequeño emirato del Golfo que se integra en un Ejecutivo. El pasado 16 de mayo, el Parlamento kuwaití aprobó la ley que otorga a las mujeres sus derechos políticos. Las palabras de Rula al Dushti, defensora de 41 años de los derechos de la mujer en Kuwait, se oyeron entonces en el mundo entero. "Es un día histórico. Aún no puedo creérmelo; hoy mismo empiezo mi campaña para las elecciones legislativas de 2007", exclamó. Sin embargo, no fue fácil. Los diputados islamistas impidieron durante más de un año la votación de la ley y protestaron ayer abiertamente la nominación de Al Mubarak, porque, mantuvieron, "el islam lo prohíbe".

El argumento se repite en las otras monarquías de la Península Arábiga para imponer a las mujeres las normas más estrictas: deben ser acompañadas por un tutor en los lugares públicos; su testimonio ante un juez no tiene el mismo valor que el de un hombre; no pueden ser juez, no tienen el derecho de voto, en algunos lugares tampoco el de conducir o el de viajar solas; sus rostros, tapados por el velo.

Las mujeres de esta zona del mundo están casi ausentes de la vida política: Omán cuenta con dos diputadas, Yemen con una, y en los demás países no hay ninguna, según el informe 2005 de la organización Unión Parlamentaria.

La mujer, aseguran las autoridades de estos países, es un tesoro sagrado, el icono de los valores familiares que se debe "proteger". Sin embargo, son cada vez más las mujeres que denuncian una interpretación patriarcal de la religión y exigen la igualdad de derechos. El islam, dicen, no debe ser un collar de hierro sino el arma del cambio.

"Es ella la que está marginalizada y menospreciada. Es ella la que vive en la sombra de una sociedad machista que otorga a los hombres el derecho de introducirse en su vida privada". Nura al Yusef, universitaria saudí, es rotunda a la hora de definir lo que llama la "especificidad de la mujer" en Arabia Saudí en el diario Al Watan. La escritora Suraya al Shehry subraya en el rotativo Arab News que el problema es que los hombres consideran a las mujeres como "un objeto que poseen". Ambas coinciden en que las mujeres son tan capaces como los hombres de defender sus posiciones. Se vislumbra la figura de Jadiya, potente mujer de negocios de La Meca y primera esposa de Mahoma a la que el profeta siempre pedía consejos.

"Lo que hacen estas mujeres", explica Gema Martín Muñoz, profesora de Sociología del Mundo Árabe en la Universidad Autónoma de Madrid, "es decir que la interpretación del islam no es sólo una cuestión reservada a los hombres". "Argumentan con las normas del islam para exigir sus derechos", explica.

Las cosas empiezan a cambiar, sobre todo en los pequeños Estados de la antigua Costa de los Piratas. Omán otorgó el derecho de voto a las mujeres en 1997. El emir Hamad bin Jalifa al Thani de Qatar nombró a la primera mujer ministra -de Educación- en mayo de 2003. La segunda esposa del emir, jequa Moza al Misnad, es directora de la Qatar Fundation. La influyente jequa, que suele aparecer en público con el rostro descubierto, encarna la voluntad de las autoridades de Doha de abrir la escena política a las mujeres que obtuvieron el derecho de voto en 1999. En Bahrein, el rey Hamad bin Isa al Jalifa creó en 2001 el Consejo Supremo para Mujeres. El reino ratificó en 2002 la Convención de Naciones Unidas para la Eliminación de toda forma de Discriminación contra las Mujeres y otorga a las bahreiníes el derecho de voto y de presentarse a elecciones en mayo de 2004. Dos mujeres son ministras, mientras que hay sólo una en los Emiratos Árabes Unidos y ninguna en Arabia Saudí.

Las autoridades saben que deben tener en cuenta a las mujeres, que son cada vez más doctoras, profesoras o banqueras. En Bahrein, Kuwait, Qatar y Emiratos Árabes Unidos, la tasa de alfabetización de las mujeres supera el 80%; en Arabia Saudí y en Omán, el 65%, según el Informe 2004 de Naciones Unidas sobre el Desarrollo Humano. Además, las monarquías del Golfo están pobladas mayoritariamente por mujeres. Las saudíes, por ejemplo, son ocho millones sobre una población total de apenas 17 millones y, quizá lo más significativo, detienen el 70% de los ahorros del reino, según el Ministerio de Comercio saudí.

Para la saudí Rogaya Mohamed al Shueybi, mujer de negocios, el proceso de acceso a la vida pública será lento porque "es muy difícil cambiar las mentalidades". Fariba Adelkhah, antropóloga y autora de La revolución bajo el velo (Bellaterra), asegura que "el problema en estos países es el conservadurismo de la sociedad, más allá de la religión". "No es necesario estar en un país musulmán para que las mujeres sean oprimidas o mal tratadas", insiste.

Adelkhah concluye que como no se abra "una reflexión sobre las relaciones entre hombre y mujer en la esfera privada, el estatuto de las mujeres no podrá evolucionar en la esfera pública". Porque el fondo del problema quizá no sea ni la religión ni las tradiciones sino el respeto. "Sólo se trata", escribe una saudí, "de que los hombres aprendan a respetar a las mujeres".



22 junio 2005



Foro

  • > La lucha de las mujeres bajo un velo
    27 de febrero de 2007, por alexa
    soy estudiante de diseño de moda. estoy haciendo un proyecto en el cual quiero crear un objeto que representa la historia y el estado actual de las mujeres musulmanas. estoy un tanto confundida porque resulta que en cada país es diferente, y segun tengo entendido que la pólitica del páis es la que ddecide cuan tapadas han de ir las mujeres. tengo entendido que la religión sólo obliga a tapar la cabeza con un hijab e ir con ropas anchas que no marcan el cuerpo. me gustaría saber más sobre las diferentes historias de cada país y cual ha sido su evolución hasta el día d ehoy, y si alguna de mis ideas son erróneas. hay alguien que pueda o quiera ayudarme. mi fin es crear una pieza que cubra la cabeza respetando la religión pero que de alguna manera represente la historia de la mujer en países de creencia musulmana.
  • > La lucha de las mujeres bajo un velo
    3 de marzo de 2006
    querida: En occidente tienes la posibilidad de competir con otras mujeres y hombres por un puesto de trabajo, independientemente de si te aceptan o no. En varios países árabes, no te dejarían siquiera salir sola de tu casa y menos para presentarte a una entrevista de trabajo. Sigamos luchando.
    • > La lucha de las mujeres bajo un velo
      4 de junio de 2006, por chabe
      Hola! soy una mujer Chilena, lei este articulo de la lucha de las mujeres bajo el velo, es muy fuerte este mensaje de saber como la mujer arabe le limitan derechos, se que es dificil opinar sobre este tema pero considero que la mujer Arabe deberia tener la posibilidad de trabajar para sentirse mejor, trabajar en si no limitaria a la mujer arabe en olvidarse de su velo de creer en Dios, o de olvidar su rol de madre y mujer ante el hombre Arabe; aca en mi pais Chile el hombre es igual machista pero si la mujer a logrado trabajar, muchas veces el hombre queda sin trabajo o en una guerra puede perder la vida, y la mujer debe estar preparada para esos casos, ahora tenemos una mujer presidenta de Chile, creo que con esfuerzo todo se puede lograr, pero no significa perder la fe o alejarse de Dios, al contrario Dios dio a la mujer sabiduria e inteligencia la cual puede colaborar para hacer màs grata la vida, al hombre hay que hacer que comprenda esta idea cueste lo que cueste...bueno esa seria mi opinion.
  • > La lucha de las mujeres bajo un velo
    18 de enero de 2006, por fathimmah
    como mujer musulmana que soy, conocedora de mi fe, debo decir que la mujer está en búsqueda de su realización profesional, se puede lograr sin quebrantar los principios de nuestra religión, sin dejar el hijab, sin perturbar a los hombres, lo podemos lograr, asi como el hijab para nosotras es muestra de libertad (en el occidente)de igual manera debemos tener el derecho y la libertad de prepararnos y ser benefactoras de las sociedades tanto orientales como occidentales, pero en occidente la descriminación hacia nosotras no se queda atrás. de hecho es muy difícil conseguir un trabajo dentro de una empresa si vestimos el hijab, entonces ¿es solo en el oriente? de una manera indirecta somos mas rechazadas en occidente, ademas de vernos obligadas a dejar parte de nuestra fe que va en el velo, por conseguir una pocision representativa dentro de la sociedad. a todas las mujeres muslims: sigamos adelante, luchando por nuestros derechos!!!


 



......... Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito Sitio desarrollado con SPIP