El Congreso cambiará la ley para poder perseguir fuera de España las mutilaciones genitales


 

La iniciativa, propuesta por CiU, modificará el artículo 23 de la Ley Orgánica del Poder Judicial

El pleno del Congreso ha acordado esta tarde por unanimidad iniciar la tramitación de una proposición de ley de CiU que reformará el artículo 23 de la Ley del Poder Judicial para convertir la mutilación genital en un delito de jurisdicción universal como ocurre con el genocidio, lo que permitirá perseguir las ablaciones que realicen en el extranjero por ciudadanos que residen en España. Todos los grupos han votado a favor de la propuesta de CiU, cuya portavoz, Mercé Pigem, ha destacado la importancia de la persecución extraterritorial de estos delitos, dado que en muchos casos no se realiza en España, sino en los países de origen de las inmigrantes, durante las vacaciones.

La mutilación genital, ha asegurado Pigem ante el pleno, es "un delito contra la integridad física y psicológica, un claro acto de violencia contra las mujeres y una violación de los derechos humanos", por lo que ante ella "no vale aducir el derecho a la libertad, cultural o ideológica". Sin embargo, tanto ella como el resto de portavoces han abogado por incluir el reproche penal en un conjunto de medidas de información, formación y ayuda a los colectivos de inmigrantes sin estigmatizarlos, porque muchas de las personas que practican la mutilación genital creen que no tiene consecuencias negativas sino que es incluso saludable.

Entre 120 y 135 millones de mujeres viven en el mundo mutiladas y a ellas se añaden dos millones cada año en países africanos y de Oriente Próximo, pero también en Europa debido al fenómeno migratorio. El portavoz del grupo socialista, Pedro Muñoz, ha respaldado la persecución extraterritorial de este delito y ha añadido que, en el trámite parlamentario, se debería estudiar la posibilidad de incluir esta práctica entre los motivos para solicitar asilo, y la aplicación de la norma no sólo a los extranjeros residentes con la documentación en regla, sino también a los sin papeles. "El triunfo de la libertad"

El apoyo del PP ha sido argumentado por la diputada Susana Camarero, quien ha considerado que la unanimidad alcanzada en el Congreso supone "el triunfo de la libertad, de la tolerancia, de los derechos de la mujer" frente a unas prácticas "execrables, humillantes y vergonzantes". La portavoz de ERC, Rosa María Bonás, ha respaldado la reforma porque en la actualidad hay casos en los que la mutilación se realiza en España y las familias simulan que se ha realizado en el extranjero, al tiempo que ha reclamado que esta "forma de tortura" sea penada como lesión grave, nunca leve, y también que se considere motivo para el asilo.

La portavoz del PNV, Margarita Uría, se ha mostrado de acuerdo con la necesidad de completar la reforma del Código Penal que calificó la mutilación genital como lesión para evitar la impunidad de conductas "abiertamente aberrantes", pero pidió también que se persiga tanto a los inmigrantes legales como a los ilegales. Desde IU-ICV, Carme García coincidió en la necesidad de la reforma y apostó por formar a los profesionales que pueden detectarlas y por informar a las familias, colaborando con las ONG y con las comunidades autónomas.

El objetivo de la reforma legal, en opinión del portavoz de Coalición Canaria, Luis Mardones, es demostrar que "ningún atentado contra los derechos humanos nos debe ser ajeno, aunque no se practique ni culturalmente ni físicamente en nuestro territorio". Para la portavoz del BNG, Olaya Fernández, será necesario poner en marcha campañas educativas que permitan a los colectivos de inmigrantes darse cuenta de que esas "prácticas aborrecibles" no responden a ninguna necesidad, sino a costumbres ancestrales que deben ser abolidas.

Ninguna condena Según Amnistía Internacional (AI), cuatro niñas son mutiladas genitalmente cada minuto en el mundo por supuestas razones de costumbre, higiene, control de la sexualidad o religión. Las niñas sometidas a mutilaciones tienen entre cuatro y ocho años, pero algunas voces alertan de que la edad está descendiendo.

En España, la mutilación genital femenina es un delito tipificado expresamente en el Código Penal, pero no existe ninguna sentencia condenatoria por esta causa. Entre los problemas para encausar estos hechos, se encontraba el hecho de que los inmigrantes que los practican recurren a los viajes de vacaciones a sus países de origen o los simulan, con lo que los jueces se encuentran con el obstáculo del principio de territorialidad penal o la dificultad de probar que se han cometido en el país.



14 diciembre 2004



 



......... Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito Sitio desarrollado con SPIP